[AntiDogma] Resolución de Gestas  

Posted by Lobo Gris in , , ,

Los jugadores son César y Jonathan. César es el Facilitador (el equivalente de un GM relativamente tradicional), y Jonathan es un Arquitecto (es decir, un jugador que no es el GM). El personaje de Jonathan se llama Marius, y es un (sobrenaturalmente) atractivo e insufrible Don Juan.

[El Arquitecto desea que su personaje logre algo.]

Jonathan: Muy bien. Mi Objetivo de esta noche será obtener una cantidad considerable de poder político en Darinovia. ¡Influencias! Me serán de mucha utilidad más adelante.

[El Facilitador interroga al Arquitecto, para ir desgranando sus intenciones e ir definiendo acciones concretas y específicas.]

César: ¡Perfecto! ¿Y cómo pretendes obtenerlo?

J: Mmm... Aún no lo sé... ¿Qué tal esto? Voy a obtener el poder político sobre el Imperio Helado de Darinovia ¡casándome con la Princesa! Es una joven muy hermosa, ¿no?

C: ¡Genial! ¿Y cómo conseguirás que el Zar acepte darte su mano en matrimonio?

J: Pues quiero que ella se enamore de mí y lo convenza, por supuesto.

C: Perfecto. ¿Y cómo lograrás que ella se enamore de ti?

J: Eso es fácil. La pienso seducir con mi encanto y personalidad.

C: Correcto. Pero primero necesitas acercarte a ella. ¿Cómo conseguirás esto?

J: Normalmente las princesas tienen toda una corte de sirvientes y todo eso, ¿no? Seguramente alguno de ellos sea suficientemente cercano a ella...

C: Por supuesto. De hecho, la persona más cercana sería su vieja nodriza, una agradable ancianita, conservadora y astuta.

J: Ella. Me acercaré a la princesa a través de ella.

[El Arquitecto va narrando qué es lo que su personaje hace. El Facilitador puede solicitarle al Arquitecto que describa a detalle cuáles son las acciones de su personaje, mediante la frase "cuéntamelo". Si el Facilitador no está satisfecho con la descripción del Arquitecto, puede usar la frase "no lo veo" para indicarle que hace falta más detalle para poder saber qué y cómo lo hizo.]

C: Excelente. ¿Cómo fue que Marius lo consiguió? Cuéntamelo.

J: De acuerdo... *ahem* Marius se acercó a la anciana nodriza de la princesa, sabiendo que se trataba de una mujer sumamente religiosa y supersticiosa. Usando una pequeña parte de su poder divino para hacerle creer que los augurios eran los correctos, Marius abrumó a la vieja mujer, fingiendo una apabullante pureza, castidad y devoción hacia la princesa.

C: Mmm... No lo veo. La vieja es supersticiosa, pero no tonta.

J: Veamos... Mmm... ¿Qué tal esto? Argumentando estar totalmente enamorado de su protegida, Marius le rogó a la vieja anciana que le consiguiera una cita secreta con la joven, sin que el Zar se enterara... El apuesto joven miró intensamente a la nodriza, mientras enumeraba con emoción todas las virtudes de la joven.

C: Mucho mejor.

[Una vez que el Facilitador queda satisfecho con la descripción, hay 3 posibilidades:

A. Si se trata de una acción intrascendental, que no haría sudar al personaje en lo más mínimo, el Facilitador le dice que sí, usando la frase "y así fue como sucedió". El personaje logró esa tarea sin ningún problema, y el Facilitador vuelve a preguntar qué será lo siguiente que hará ahora para conseguir su objetivo principal.]

C: Y así fue como sucedió. La anciana, conmovida y suspirando por sus recuerdos de juventud, aceptó ser la intermediaria entre la princesa y el apuesto joven en su romántico idilio.

J: Perfecto. Entonces, ¿me encuentro con la princesa? Visto mis mejores galas y me acicalo lo más posible para conquistarla.

C: Si, pero hay un pequeño problema. Después de acceder a concertarte la cita, la nodriza te advierte que la princesa sufre de un irracional y extremo odio hacia todos los miembros del género masculino.

J: Diablos... Eso sí que podría ser un problema. ¿Qué sucedió que le causó ese odio?

C: La nodriza lo ignora. Sólo sabe que todo comenzó hace un par de años, justo después de pasar una temporada junto a su prima, la Duquesa de Vetroshka.

J: Mmm... Entonces debo interrogar a la Duquesa para averiguar qué sucedió.

C: Muy bien. ¿Cómo lo haces?

J: ¿Qué tal en una fiesta? Todos estos nobles se la viven en fiestas.

C: Suena bien. No te cuesta mucho trabajo conseguir una invitación. La velada tiene lugar en el palacio de la Duquesa, y se trata de una mascarada.

J: Excelente. Uso mi Máscara Dorada de la Verdad. Sus poderes para detectar las mentiras podrían serme útiles.

C: Bien... Llegas a la fiesta justo durante su momento más álgido. La duquesa es una joven y hermosa muchacha, vestida según lo que tú identificas como la última moda en la capital de Mechanistadt. La mujer está rodeada de sus damas de compañía y unas cuantas aduladoras aristócratas. ¿De qué forma consigue Marius que la Duquesa le dé la información que desea? Cuéntamelo.

J: Haciendo despliegue de su presencia y caballerosidad, Marius provocó que todos los asistentes lo voltearan a ver. Caminando con decisión, se dirigió directamente hacia la Duquesa para presentarse. Al llegar ante ella, le tomó la mano para depositar en ella un casto y seductor beso.

C: La Duquesa no pudo ocultar a los poderosos ojos de Marius que éste notara su total desagrado ante el contacto. "¿Quién eres tú y qué deseas de mí, extranjero, ya que has tenido el atrevimiento no sólo de tocarme, sino de posar tus asperos labios en mi inmaculada piel?"

J: "Marius Septimus de Romenion, su Excelencia. Deberá disculpar mi atrevimiento, pero debo confesar que me traen asuntos de suma importancia y caracter totalmente personal." Posteriormente Marius procedió a explicar su situación, expresando su incontenible amor eterno por la Princesa y sus deseos por lograr ser digno de ella.

C: La Duquesa dice entender tu situación, pero tu máscara te dice que está mintiendo. Se muestra muy excéptica con relación a tus intenciones reales.

J: De acuerdo... ¿Qué tal esto? Marius pasó la mayor parte de la noche al lado de la Duquesa, expresando sus románticas pasiones y pidiéndole todo tipo de detalles pequeños y superficiales sobre la Princesa, como su color favorito y todo ese tipo de cosas. Al mismo tiempo, y sin que la Duquesa se diera cuenta, el astuto joven la iba manipulando para que poco a poco le fuera confesando sus verdaderas ideas y sentimientos, con el fin de averiguar por qué razón se mostraba tan a la defensiva con todos los hombres.

[B. Si se trata de una acción mucho más complicada, que implique que el personaje tenga que hacer uso de sus recursos, poderes y habilidades especiales, el Facilitador puede establecer un costo en Puntos de Escencia (determinando de qué elemento tendrían que ser esos puntos). Una vez que el Arquitecto pague, el Facilitador usa la frase "y así fue como sucedió", el personaje logra la acción, y el Facilitador vuelve a preguntar será la siguiente acción del personaje, continuando con el proceso normal.]

C: ¡Hey! Nada mal. Un punto de Esencia de Fuego.

J: Sin problemas. ¿Te parece que use el punto que me proporciona mi Máscara Dorada? Es un Don de Fuego.

C: Claro. Muy bien. Después de una interminable noche charlando con la agresiva Duquesa averiguas que en su juventud (hace no demasiados años, de hecho) fue engañada no una, sino dos veces por los hombres de que se enamoró. Por eso decidió que todos los hombres eran basura y que ninguno merecía del amor y devoción de ninguna mujer. En pocas palabras, una feminista recalcitrante y amargada, que terminó por influenciar a su joven e impresionable prima. Con esta información, ¿qué es lo que harás ahora?

J: Bien... Veamos... Usaré la información personal que obtuve de la Duquesa para convencer a la Princesa de que su prima nos da su bendición. También usaré mis poderes para convencerla de que soy totalmente diferente a todos los demás hombres que conoce.

C: Excelente. Pero dime, ¿de qué forma se vería eso? Cuéntamelo.

J: El día de la tan esperada cita llegó. La nodriza consiguió que Marius entrara a los aposentos privados de la Princesa sin que nadie más lo supiera. Encontrándose con ella en un hermoso jardín del palacio, el joven se acercó a ella con suma delicadeza y comenzó a cortejarla. En todo momento mostrando su rostro más noble e inocente. Usando su carisma, presencia y magnetismo para convencerla de sus intenciones, y apoyándose en la aprobación de la nodriza y la Duquesa, Marius causó una impresión en la joven que ésta no pudo evitar que su corazón se conmoviera.

[C. Si a la acción se opone algún otro personaje importante (sea jugador o no jugador), el Facilitador (en el caso de los PNJ's) o algún otro de los Jugadores (en caso de que su PJ se vea involucrado) podrán usar la frase "pero no le fue tan sencillo", y pasamos a la mecánica de conflicto extendido (Resolución de Duelos).]

C: Pero no le fue tan sencillo. Lo que Marius ignoraba era que la Princesa había heredado la inteligencia de la Zarina y la terquedad de su padre.

J: ¿Pasamos a un Conflicto Extendido?

C: Pasamos a un conflicto Extendido.

J: Diablos...

(Continuará...)

This entry was posted on viernes, 24 de junio de 2011 at 19:37 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comments

Publicar un comentario