martes, 21 de junio de 2011

Icor

Nadie sabe con exáctitud qué es el Icor. Algunos teólogos afirman que se trata de la sangre fosilizada de los Dioses Que Fueron. Algunos eruditos teorizan que se trata del legado de un poderoso alquimista olvidado hace muchas Eras. Cualquiera que sea su origen, su poder comienza a ser legendario.

En su estado "natural", el Icor parece un mineral opaco, pesado y de color rojo oscuro o marrón. Cuando es adecuadamente tratado (en una mezcla que incluye varios químicos arcanos y un poco de sangre sacrificada voluntariamente) y calentado a temperaturas apenas manejables, la sustancia se convierte en un líquido metálico muy similar al azogue, aunque de tonalidad rojiza. El Icor permanece en su estado líquido hasta que sufra una considerable y repentina disminución de temperatura (normalmente a través de medios mágicos). Una vez que se ha enfriado, toma características de metal, de un profundo color escarlata.

Este mineral no puede usarse en ningún tipo de aleación (ni siquiera utilizando medios mágicos). De hecho, el resultado de este tipo de uniones será invariablemente escoria sin valor.

Su uso más común es en objetos de metal decorativos y funcionales, pero los artefactos de Icor de mayor valor son, predeciblemente, armas y armaduras.

Los artículos de Icor tienen una magia latente sumamente poderosa. Si el poseedor participa en un largo y meticuloso ritual que involucra el sacrificio voluntario de su propia sangre y una tardada meditación introspectiva, el artefacto se vincula de forma permanente con el dueño y sus propiedades mágicas se manifiestan. (El vínculo se mantendrá aún después de la muerte del poseedor.)

La primer y más obvia manifestación es un cambio de forma. El objeto adoptará las características físicas de la imagen que el usuario tenga de sí mismo de forma inconciente. (Famosos artefactos incluyen: un estilizado y atemorizante corset lleno de espinas, ostentado por una aguerrida, fiera y defensiva princesa; una armadura placada de aspecto demoniaco, perteneciente a un infame y sádico general; y una corona simple y hermosa, usada por un piadoso y noble rey.)

Desconocido por la mayoría, con excepción de los asociados más cercanos de usuarios verdaderos, esta forma no es permanente, y cambiará junto a la imagen propia y los valores del poseedor. Si el dueño madura, mejora y aprende de sus propios errores, el objeto crecerá en hermosura, magnificencia y poder. Por otra parte, si el usuario se corrompe, se pierde a sí mismo y llega a depender de algo o alguien, el objeto se convertirá en una versión retorcida, roma y frágil de sí mismo.

Se teoriza que una persona observadora podría llegar a mantener un registro del viaje interno de autodescubrimiento y crecimiento personal del poseedor. Mientras más hermoso y poderoso sea el objeto, mejor ajustado y fuerte será el dueño. (Debe considerarse que este efecto es completamente independiente de la moralidad y ética del usuario.)

Una segunda y práctica manifestación de su magia es que los objetos de Icor tienen la capacidad de repararse a sí mismos, en un proceso muy similar a la regeneración en los seres vivos. Eventualmente, cualquier artefacto de Icor regresará a su estado intacto original.

Una tercer y menos conocida capacidad es mucho más sutil. Con el tiempo, el objeto perderá su brillo inicial y tomará una coloración rojo oscuro o marrón. Si el objeto es salpicado por cualquier cantidad de sangre, éste dará la impresión de absorverla y recuperará su brillo y color carmesí profundo iniciales. (Mientras mayor sea la cantidad de sangre "bebida", mayor tiempo retendrá su brillo.)

Cualquier objeto de Icor (incluso aquellos que no se han vinculado con nadie) irradia una poderosa aura mágica que no es posible identificar.

2 comentarios:

dormin dijo...

Me gusta la idea en plan "Weapons of God", pero se te ha olvidado mencionar de donde se obtiene el icor (sea cual sea su origen alquímico o divino).
¿Y el Alebrijez para cuando? :)

Lobo Gris dijo...

Lo dejé abierto intencionalmente, para que cada master que deseé usarlo pueda adaptarlo a su gusto y ambientación particular.

En mi versión, es un mineral encontrado en profundas minas en las partes geológicamente más antiguas del continente. Principalmente en las cordilleras montañosas hacia el norte.

De momento estoy dejando descansar el proyecto. Pero no temas. Gracias a las satisfactorias sesiones de playtesting que tuve con el juego, ya sé qué tipo de cosas me hace más falta trabajar, y en cuanto pueda lo retomaré para redactar una versión completa y jugable del juego.

De hecho, estoy seguro de que a ti en particular te agradará bastante uno de los cambios pequeños pero importantes que planeo implementar. (Ahora después que tenga algo de tiempo publicaré un avance de esto, para compensar por la larga espera.)