PeregrinoEmpecemos con algo básico. Desarrollando la idea de los 12 personajes (que va poco a poco tomando forma, así que creo que es muy probable que si me quede con esa idea de forma definitiva), lo interesante es que al tener un número determinado de personajes (a ser repartidos al gusto de los jugadores), esto automáticamente "garantiza" que haya un equilibrio de fuerzas.

Además obviamente es interesante la posibilidad de manejar simultaneamente personajes de facciones contrarias.

Bien, ok. Tenemos 12 personajes, 3 de cada elemento, 4 de cada "clase" (aún busco otra palabra mejor y menos "trad", ¿sugerencias?). ¿Y? ¿Qué hacen nuestros 12 muchachones? ¿Por qué demonios están juntos? ¿Qué los anima a participar en una misión con sus rivales y enemigos?

Pues es un juego de Dioses, ¿no? Es culpa de los Señores Elementales. Esos bastardos...

Los Dioses, como una importante práctica de cada una de sus religiones, tienen un importante peregrinaje (¿anual?), al que "obligan" a sus 3 Elegidos a llevar a cabo.

Como pequeño paréntesis, tales Elegidos tienen gran poder e influencia, y aunque no son (necesariamente) parte de la jerarquía eclesiástica de cada facción, si tienen un importante poder simbólico, autoridad moral y seguidores "comunes" dentro de sus mismos reinos.

StonehedgeEl Sagrado Peregrinaje del Camino del Dragón (que vulgarmente es conocido como "perseguir el Dragón") consiste en una importante prueba de Fé que hacen los Dioses a sus Elegidos. Estos han demostrado un gran potencial para alcanzar un estado de Iluminación conocido como la Sancta Terra, por lo que deben hacer el recorrido en 13 lunas (meses), pasando por algunos importantes lugares Sagrados (Ruinas, templos, pirámides, círculos de rocas, etc.).

En cada uno de estos lugares, los Elegidos tienen que llevar a cabo una prueba especial diseñada por los Dioses. ¿Qué tipo de prueba? No lo saben. Puede ser un acertijo, una batalla, un ritual... Y además es importante saber que para poder solucionar la prueba es obligatorio que haya al menos un representante de cada elemento. Y puesto que no saben qué tipo de prueba será la que deban llevar a cabo...

PirámideEsto es básicamente un mecanismo para evitar que al primer desacuerdo los personajes empiecen a matarse entre si. Al menos que no se extermine impunemente a todos los representantes de un elemento.

Sin embargo, es posible (y dados los poderes que tendrán los personajes, probable) que más de uno termine muerto (después de todo, si estoy manejando 3 o 4 personajes, ¿qué me importa perder uno?).

La solución para evitar que eso afecte demasiado el flujo del juego es que después de cada misión (sesión de juego, una de las localizaciones del peregrinaje), se reemplace a los caidos. ¿Murió el Sabio del Fuego? No hay problema, al inicio de la próxima sesión creamos otro personaje nuevo para reponerlo (probablemente sin las ventajas que haya obtenido el aterior a través del viaje). De esta manera regresamos al punto de equilibrio inicial.

¿Cuál es el secreto? Los personajes no sólo son juzgados por los Dioses de acuerdo a que resuelvan los retos en los lugares. Son juzgados en todo el camino, y en todas sus acciones. Por lo tanto también son importantes las escenas que representen el recorrido al sitio sagrado. Y por supuesto, los dioses no ven con muy buenos ojos que se asesine a otros Elegidos.

De hecho la idea es que los mismos Dioses se los hayan dicho desde el principio. "Cooperen, y no se maten unos a otros." Pero así, nada más. Bajito, como de pasada. Las letras pequeñas del contrato. Después de todo es una prueba más, ¿no?

Mi intención con esto es que haya enfrentamientos entre jugadores (después de todo están forzando a convivir a enemigos y rivales), pero que sus enfrentamientos sean más bien del tipo discusiones, debates y peleas de influencias. Que se vean forzados a "demostrar" que su moral es superior.

Ritual

Y no sólo eso. Muchas veces deberán pensar "fuera de la caja". Lo más obvio no es lo más importante siempre. Que por ejemplo encuentren una villa que haya sido destruida, y la misión "parezca" ser el ir a derrotar al causante... Pero la verdadera prueba sea el consolar a la pobre pequeña que quedó huérfana en el ataque y que llora desesperadamente.

Si la ignoran, fallan la prueba. Si le hacen caso, la han superado.

Bien, pues en todo el peregrinaje van sumando (o restando) esos puntos. Por las misiones, por su comportamiento, por su adherencia a su respectiva Fé... Puntos extra si en el camino logran convertir algunos "infieles". ¿Y entonces? Cuando llegan al destino final de la peregrinación, se les revela la Verdad.

Esto es, que los Dioses han elegido darles enseñanzas contrarias a los mortales, para que haya conflictos y desacuerdos entre ellos. En teoría para que aprendan a convivir, a empatizar, a tolerar. En la práctica porque los dioses son unos malditos manipuladores que además se aburren tanto de su poder infinito que han decidido buscarse entretenimiento barato por medio de los mortales. ¡Esos bastardos! (Eso es la verdadera Conspiración Divina.)

Si el personaje obtuvo la suficiente cantidad de "puntos buenos", y logró mantener su fé, se considera que ha trascendido, y ha entendido el verdadero mensaje de "entendimiento, igualdad y respeto". Han alcanzado el estado conocido como la Sancta Terra.

Pero por supuesto, la mayoría de las veces los Elegidos se desilusionan de los Dioses, pierden su fé y desprecian el mundo. Muere su sueño. Y en cierto sentido renacen a una vida nueva, donde han logrado ver la futileza de su fanatismo ciego y sin sentido.

This entry was posted on lunes, 29 de septiembre de 2008 at 09:28 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comments

Publicar un comentario